Crónica de un naufragio anunciado




Crónica de un naufragio anunciado.


¿Qué es lo que ocurre cuando uno, un buen día, siente la necesidad de sacar a pasear su barca hinchable?

¿Cuáles son las indicaciones a seguir?

¿Cuál es el uso apropiado de dicha barca?

¿Hay que tomar algunas precauciones?

1. ADVERTENCIAS

a) No olvide cargar el inflador del juguetito, pues en el caso contrario deberá usted estar apretando el inflador "manual" (y digo "manual" porque no son las manos las que se te quedar dormidas después de haber inflado solo el número uno de la barquita), lo que resulta agotador en un dia de playa.

b) No contemple la opción de llenar la barca "a pecho", pues si bien los cubatas entran perfectamente, el aire no sale con tanta soltura y puede acabar mareado incluso antes del viaje.

c) Coloque los remos a la altura más cómoda para usted. ¡Atención! los remos cortan como cuchillos jamoneros, por lo que se recomienda que los tripulantes no rocen ninguno de sus miembros por las paleta s de dichos remos.

c) El día en que decida sacar la barquita a pasear asegúrese de que sus amigos de viaje no son muchos, pues acabarán todos "arreguinchados" a la embarcación y es muy probable que solo reme uno, que providencialmente acabará siendo usted.

d) Si observa que la marejada o marejadilla escupe literalmente su embarcación hacia la orilla no lo dude, busque una roca de gran tamaño y átela con una cuerda. Este invento, eficaz a la par que sencillo le asegurará horas de tranquilidad a bordo de su barca.¡ Acaba de crear un ancla!


2. PRECAUCIONES

Aunque resulte una obviedad, la barca al contacto con el agua, resbala. no se asuste usted si al entrar su mujer en el artilugio la confunde con un atún o cualquier otro pesacado de igual o superior tamaño. Los barrigazos, boquinazos y topetazos varios se incluyen en el kit.

La HISTORIA

Resulta que ese día, con resacón incluido por la feria, no lograbamos meter la barca "en alta mar" por más que lo intentabamos la barca nos arrastraba a la orilla una y otra vez...

¿La solución? Pues a grandes problemas, grandes han de ser éstas y así lo debió pensar enrique que fue a una "escollera" cogió un tajo imponente y fabricó un "ancla" casera.

Luego era cuestión de llevar la barca mar adentro y entonces fondearla.

El encargado de llevar la piedra a bordo fue Maikel, que como se puede ver en el vídeo por poco no naufraga cuán vulgar cayuco.

Por un momento pensé, cuando Maikel tire la piedra por la borda la piedra sumerge a la barca con Maikel dentro, pero por suerte, no pasó.

Buen día de playa ese. Que cachondeo joé.

2 comentarios:

Obensito dijo...

Este video no tiene desperdicio. Qué gracia cuando viene la ola y casi vuelca la embarcación. Enhorabuena

m.carmen dijo...

que bueno es el videooooooooooooo, jajajajajja. pena que se cortara en el preciso instante en que maikel echó la piedra al mar. hubiera quedado precioso con la música del NODO, como cuando franco inauguraba un pantano.